5 razones para abrir un blog personal y 1 razón para cerrarlo

Cada vez me llegan más mails o llamadas de amigos, o amigos de amigos que me preguntan  si les recomiendo abrir un blog. Me llama la atención que me lo pregunten a mi ya que no puedo responder más allá de una opinión basada en mi propia experiencia, la de un blog personal (aunque vinculado a una web profesional). La pregunta de premio es cuando te preguntan ¿compensa? A lo que yo respondo, ¿qué esperas de un blog?

Si tu intención es abrir un blog para vivir de él… prepárate amiga, porque te espera un largo y duro camino y aún con eso, nadie te garantiza que tu blog vaya a monetizarse de manera efectiva y en ese punto te encontrarás con algo más difícil aún, mantenerte. Pero estaríamos hablando de un blog profesional y de eso sabe un rato mi amiga Isabel Leyva de Mamá quiero ser blogger. Para ella las RRSS y el mundo 2.0 no tienen secretos así que para ese tipo de respuestas, ella es la persona adecuada.

Pero a punto de cumplir los tres años de la creación de De rosas y baobabs,  ya he forjado mis propias opiniones y buscado mis propias respuestas, que con toda probabilidad solamente me funcionen a mi, que encima soy una persona que se mueve por impulsos. Pero por si a alguien le interesa, por si a ti te interesa…abre un blog si:

1. Necesitas contar algo. Pero no te lo plantees como “contar algo al mundo”, porque ese mundo estará durante un largo plazo formado por tu madre, tu hermana y tus tres mejores amigas que entrarán cada día a comentar, compartir y darte su apoyo aunque les importe un pimiento lo que cuentes. Si necesitas escribir, transmitir, lea quien te lea…abre el blog.

2. Crees que puedes aportar algo. Me encanta la gente que tiene capacidad para transmitir algo interesante, que sume, que enriquezca. La gente que tiene conocimientos sobre un tema y un día se lanza a compartirlo de una forma tan generosa como lo es un blog. Y me da envidia. Ojalá yo tuviese algo interesante que aportar.

3. Estás harto de esperar. Esperar a que algo aparezca y haga saltar la chispa. Ayer me hablaron de una encuesta según la cual solamente un 17% de la población está feliz en su trabajo. Si abres un blog no serás el primero ni el último que cuente que esa vía de escape le salvó de una situación de hastío, vació y angustia generada por su situación laboral.

4. No te vas a generar presiones. Si es un blog personal y no profesional probablemente no esperes una repercusión, así que no dejes que te supere la situación. He conocido a demasiada gente que vive angustiada cuando a las doce de la noche no tiene preparado el post del día siguiente. Yo misma pasé por esa etapa hasta que un día me recordaron la verdadera razón por la que abrí mi blog. Y hasta hoy.

5. Si estás dispuesto a encontrar gente increíble o a llevarte la mayor de las decepciones. Porque la blogosfera es un micromundo en el que pasa lo mismo que en tu vida: te descubre a personas fascinantes que jamás podrías haber llegado a conocer sin tomar este camino y te sorprende en ocasiones con mitos que caen. Ten muy claro que compartir una misma debilidad por el mundo 2.0 no supone que sean tus amigos.

Ya veis, ni una razón técnica, sólo emocional. Pero es que la vida se mueve por emociones!!

Y ahora dime, ¿sabes cuándo ha llegado la hora de cerrar tu blog?

0019150814bn

Cuando ya no te hace feliz. Porque con toda seguridad, habrás olvidado la razón por la que escribiste ese primer post.

patricia.